Reducción de costes.

Realizamos un exhaustivo análisis de todos los costes de la empresa y su aporte a resultados en base al "presupuesto cero", es decir, ningún coste es justificable a no ser que se demuestre lo contrario. Esta filosofía permite cuestionar todos los costes en función de su aporte a resultados.

 

Entendemos que la problemática no es exclusivamente de los costes de la compañía sino de la relación de estos con la dimensión de la compañía. En tiempos de crisis el volumen de negocio se reduce y por tanto debe reducirse la dimensión de la compañía y consecuentemente sus costes. Es aquí dónde cobra importancia no sólo el importe de los costes sino la flexibilidad de estos, es decir, la facilidad de desprenderse de ciertos costes en función de las circunstancias siendo estas en muchos casos, poco predecibles.  Por tanto se analiza tanto el importe de los costes como la parte de flexibilidad de estos que se requiere para asegurar que si en el futuro la empresa necesita ir a una menor dimensión, la estructura de costes permita este ajuste.